Porque Son Importantes las Cremas Hidratantes

Antes de aplicarse cremas en la piel hay que considerar varios factores, empezando por la función que ésta tiene para el cuidado del cutis y cuáles pueden ser sus efectos secundarios o derivados. Pero además de esto hay una duda bastante común: ¿es bueno usar cremas hidratantes? La respuesta depende del estado de salud de la piel y de lo que se busque lograr con ellas.

¿Qué hace una crema hidratante?

Los principios activos de los productos hidratantes para la piel son mucho más complejos que los contenidos de un humectante. Aunque los términos se parezcan, no son exactamente iguales. Una crema hidratante contiene, por ejemplo, Lactato de Sodio, un producto de la fermentación de azúcares naturales que ayuda a contrarrestar la deshidratación y endurecimiento de las capas cutáneas, aminoácidos especiales, úrea y alantoina, que se usan como agentes cicatrizantes y estabilizantes de la estructura celular en las capas externas,

Las cremas hidratantes tienen una función emoliente que ayuda a devolver la flexibilidad a la piel y mantenerla evitando la resequedad, mantiene la humedad de las células porque previene las rupturas y acumulación de toxinas provenientes de factores externos, uso de cosméticos, oxidación, exposición a radiación solar o por algún problema del organismo enfermedades de la piel o metabólicas.

La hidratación profunda

Esos ingredientes activos de una crema hidratante, además de cumplir la función de los humectantes (mantener el agua necesaria para que las células funcionen en la piel), ayudan a llevar más profundamente entre las capas esa agua que también se necesita mucho más dentro, efecto que tiene especialmente el sorbitol y el ácido hialurónico.

Restitución de agua

Cuando el organismo pierde agua por diversos factores, la piel también se ve afectada y es necesario brindarle un mecanismo de apoyo. Esto se logra con las cremas hidratantes que contienen glicerina, un componente que ayuda a absorber agua tanto del ambiente como directamente por aplicación durante el lavado o el uso de productos ricos en agua.

El propilenglicol, que es un humectante de alta eficiencia que le da el refuerzo al producto, aunándole las propiedades de una crema humectante común. Estos ingredientes hacen que la piel conserve el agua y además pueda absorber fácilmente toda la que necesite. Su principio de acción se basa en que esas moléculas, que se proveen en la aplicación del producto hidratante, se mantengan en las capas cutáneas, incrementando las posibilidades de que la piel se humecte, pero que esa humedad se mantenga, con lo cual se consigue suavizar y mejorar la apariencia de la piel y su elasticidad, aliviar molestias de sequedad, eliminar los enrojecimientos, desinflamar áreas afectadas por callosidades y acumulaciones de grasa que no pueden ser disueltas naturalmente por falta de agua.

Por qué y cuándo usar cremas hidratantes

A partir de los 25 años el cuerpo entra en el proceso de envejecimiento, y la piel suele ser el órgano donde esto se hace más notorio: comienzan a aparecer los síntomas especialmente en la cara, el área más expuesta a la radiación solar y los factores medio ambientales; y en las mujeres, es la zona que más embates sufre por el constante uso de maquillajes y diversos productos cosméticos.

Además del uso de humectantes, se recomienda usar productos hidratantes en la mañana, antes de que la piel sea expuesta a la luz solar. Esto ayudará a conservar su humedad natural y evitar que la oxidación pueda hacer de las suyas, también a repeler las toxinas y ayudarle a soportar las altas temperaturas, la polución y otros elementos nocivos que no se pueden evitar en el día a día.

Componentes generales que ayudan a la piel

Las cremas hidratantes en general contienen tres tipos de ingredientes activos y otros que refuerzan su composición. Los principales son los agentes calmantes, que evitan la irritación, sequedad y dolores, pueden ser a base de aloe vera, regaliz, té verde, bisabolol, raíz de bardana, manzanilla y otros. Los emolientes, que se encargan de humectar y suavizar la piel, como la glicerina, aceites minerales, vegetales y de origen animal, mantecas de cacao o karité para retener la humedad e imitar la función del sebo que se produce en las glándulas pero evitando el exceso de estos. Los agentes de retención del agua, como ácidos elastina, aminoácidos, ceramidas y ácido hialurónico, ayudan a transportar el agua hacia las capas profundas y a crear barreras que eviten la pérdida en las capas externas.

Otros ingredientes

Algunas cremas hidratantes contienen también otros ingredientes complementarios como antioxidantes, los betahidroxiácidos y los alfahidroxiácidos, que tienen la función de desechar la piel muerta y mantener el funcionamiento de los poros.

cremas-naturales-e1421176960245

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *